dimecres, 5 de juny de 2013

Nos vamos de la ciudad


Decidido, hemos estado dando voces y Andrés consiguió una de aquellas casas pareadas que tanto salen en las pelis, estoy muy emocionada, era uno de los sueños de mi niñez, y aunque yo no podré, mi hijo crecerá en un ambiente mucho más tranquilo, jugando en la calle, y sin problemas de coches pasando o de tener que coger el metro para ir al cole. Un sueño hecho realidad.

De momento, el piso lo dejamos de lado, hemos dado voces para ver si podemos alquilarlo, en la gestoría nos lo harán todo, aunque no me acabo de fiar, por lo pronto ya hemos tenido que poner al día muchos papeles que pensaba que no tendría que ver nunca más. Supongo que es la razón por la que la gente le cansa tanto este tipo de cosas.